Diseñar soluciones adaptadas a la problemática específica del cliente, para alcanzar un resultado constructivo, duradero, adaptado a su cultura y valores organizativos, que suponga un punto de inflexión entre el antes y el después.