Observando la reacción del animal, uno comprueba de forma inequívoca los dos elementos fundamentales en el arte del liderazgo: Primero, tener el objetivo claro, y segundo: transmitir seguridad y firmeza con las palabras y con la actitud del cuerpo. El éxito está garantizado.
Trabajar con alumnos adolescentes hace que uno se vea obligado a liderar el grupo en innumerables ocasiones. Para mi era importante conocer la reacción del animal en esta experiencia pues eso evidencia el grado de liderazgo personal.
Profundizar en las reacciones del animal , conocer tus aptitudes ante los demás , descubrir nuevos rincones de tu ser, nuevas estrategias que te afianzan en tu vida personal y se proyectan en tu vida profesional

Dolores Camiruaga
Profesora de Enseñanza Secundaria

El viaje comienza con un aprendizaje: Trata a los demás como a ellos les gusta ser tratados, no como a ti te gustaría que te trataran. A partir de ahí, todos son descubrimientos. Pasar la tarde con los caballos ha sido como mirarse a un espejo que devuelve una imagen más clara, sin los filtros que uno mismo se suele poner.

Julia Martínez
Monitora de actividades colectivas y osteopata

Una experiencia realmente enriquecedora que me ayudó a descubrir lo fácil que se contagia la energía. La importancia de sentir que realmente has conectado con alguien, y mientras dura esa conexión no importa lo que hagas, sabes que estás conectado.
Completamente recomendable!

José Ignacio Núnez
Responsable Marketing Cliente – ABC

Ha sido una experiencia única, muy positiva, no solo por no haber estado nunca muy cerca de los caballos, sino por lo que compartimos y sentimos.
Cuando comenzamos la actividad se me abrió una puerta a otra dimensión, donde la paz inundaba todo y comenzó un intercambio de sensaciones con el caballo que me reveló ciertas características de mi personalidad (como una introspección proyectada al exterior), ofreciéndome en bandeja puntos que trabajar para conseguir metas, tanto personales como profesionales.

Eva Mª Requera
Farmaceutica

Es una experiencia fascinante, que te revela lo que proyectas e influyes en otras personas a través de ese espejo maravilloso: El caballo.
PD: Sí que soñé esa noche con los caballos, y alguna más. Y pasa el tiempo y aún me sirve mucho de guía

Sergio Cintas
Auxiliar de farmacia

A la fin de la journée, j’étais à la fois heureuse de mes découvertes et frustrée parce que j’en étais devenue gourmande et que j’en voulais encore plus !
Pour être formatrice d’adultes, coach et cheffe de projets depuis de nombreuses années, je pratique intensément la communication interhumaine. Mes formations et mes expériences de terrain m’ont appris à gérer au mieux les situations de transmission de savoir, de négociation ou de persuasion mais aussi d’écoute, voire d’empathie.

Le travail, ou plutôt les exercices que propose Yolanda Feal dans son séminaire de « Horse coaching » dépassent de loin ce que l’on peut obtenir avec un séminaire ne réunissant que des humains!
Ici, pas de dérobades, de faux-semblants, de jeux, de simulations Ce que vous recevez en retour avec le cheval, c’est « cash » et sans détour.
Vous êtes ici devant un être vivant communiquant, mais avec qui le langage verbal n’a pas de sens. Tout se passe ailleurs. Le cheval devient alors un miroir révélateur de ce que nous sommes vraiment en dehors de la séduction du discours ou de l’apparence. Chaque exercice nous renvoie de manière métaphorique et intuitive à une situation vécue, à un problème mal ou pas résolu, à un échec ou à un blocage, à des habitudes mentales, en dehors de tout jugement si ce n’est le nôtre. Car il faut bien l’avouer, « l’affront » d’un refus de la part d’un cheval est sans aucun doute plus facile à accepter que le regard moqueur d’une personne témoin de vos manquements ou de vos faiblesses. Avec le cheval, nous ne sommes pas dans une situation de confrontation égotique. Quoique !
Mais n’allez pas croire que nous ne sommes confrontés qu’à nos incapacités ou à nos limitations. Le contraire est vrai aussi. Les exercices peuvent également nous confirmer nos talents ou nous faire découvrir des facultés, des réactions, des qualités dont nous ne mesurions pas forcément la pertinence et la portée.
Cette méthode permet d’obtenir un « état des lieux » de nos capacités, de proposer des corrections et d’en mesurer l’impact, ceci pour les effets immédiats. Mais il faut aussi parler des effets secondaires!
Il y a un avant et un après le séminaire. Pour ma part, j’ai noté des changements de comportement positifs, des prises de conscience délivrantes et dynamisantes pendant la semaine qui suivit et j’en suis ravie.

Cosette Fortin
Coach en gestion de carrière
Lausanne, Suisse

Totalmente aconsejable.
Es una experiencia única, por un lado, por que puede resultar muy útil como herramienta de trabajo en cuanto a dinámicas laborales, liderazgo o empatía con compañeros o empleados,por otro lado y, como experiencia personal, es emocionante y divertido.

Juan Antonio Rodríguez Llano
Director de Contenidos - CINTV

Para mi fue una experiencia divertida insólita y relajante. Lo mejor conectar con el caballo y hacer una inmersión plena en el momento presente dejando la mente limpia.
Como experiencia de autoconocimiento no lo tengo tan claro... pero siempre sacas cosas, aunque sea la capacidad para soportar la tensión de ser observado.

Begoña

La inquietud y las ganas de participar en esta jornada comenzaron el día del taller de Coaching impartido por Yolanda en el Vicam. Me pareció tan interesante y bonito que supe en ese momento que quería participar en una experiencia así.
La participación supero con creces mis expectativas. Es increíble como el contacto con el caballo te hace tomar conciencia (sutilmente) sobre tu persona: de lo positivo y lo negativo. Y lo mejor: al reconocerlo decides crecer, disfrutar, mejorar,...
Una jornada muy gratificante y satisfactoria¡¡¡
Gracias al equipo de Cosico.

Ana Vaquero
Directora – Armonía, Centro de Bienestar

envío este pequeño comentario sobre la preciosa experiencia con los alucinantes Sintra y Maestro:
La tarde del viernes 4 de marzo, junto con otros seres humanos, tuve la estupenda oportunidad de compartir espacio (un espacio mágico, de una luz acogedora, pictórica) y tiempo ("tiempo caballo"), con dos hermosas criaturas: El magnífico equino llamado Maestro, cuyo temperamento señorial me impresionó sobremanera, aportando una atmósfera de misterio a mis acercamientos a él, y el increíblemente juguetón, a pesar de su imponente presencia, Sintra, con el que tuve la suerte de pasear, esquivando de buen grado y con una sonrisa incontenida sus continuas demandas de atención y complicidad, expresadas con ese peculiar gesto de acercar su cabeza a la mía, y a la de todos los que allí estábamos y nos dejábamos.
El misterio y la gracia que proyectaban estos animales y su inconsciencia de ser tan bellos me dejó una sensación de alegría y vuelta, en cierta forma, a la inocencia, a la infancia, que no es fácil de conseguir.

Luisa Moreno
Profesora de Publicidad de la UVA-Universidad de Valladolid

ENTRENARSE PARA EL AUTOCONOCIMIENTO
Hace 3 años y medio que llegué a Segovia para incorporarme a la cátedra de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la UVa en esta ciudad. Una de las experiencias maravillosas de vivir aquí ha sido tener la oportunidad de conocer a Yolanda Feal. Yolanda es un ser humano excepcional que transmite paz y equilibrio y que es capaz de comunicar sus extraordinarias experiencias con un sosiego y una naturalidad que nos ayudan a tener la certeza de que otro mundo es posible.
Esta extraordinaria mujer, con doble nacionalidad, suiza y española, aglutina las mejores cualidades de dos países en apariencia muy diferentes.
al servicio del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha tenido misiones muy delicadas y ha vivido momentos durísimos en algunos de los países de la región de los Grandes Lagos como Ruanda. También ha desarrollado su labor en países como Sierra Leona, Liberia o Nigeria y en distintos períodos en Bosnia, Macedonia, Azerbaiján o Afganistán. De todas esas misiones conserva recuerdos nítidos que la han hecho una mujer experimentada como negociadora. Dependiendo de su misión sus interlocutores eran a veces mercenarios sangrientos, niños soldados, o afganos que ni siquiera se molestaban en mirar a la cara de una mujer a la que no reconocían estatus alguno. Siempre, Yolanda se planteaba el mismo objetivo, ponerse en el lugar del otro, ver la luz en el rostro del otro, sacar lo positivo, no prejuzgar, para poder atender a su objetivo fundamental, salvar vidas y minimizar los daños del horror.
Después de esa etapa tan rica en experiencias, Yolanda vive en Segovia y ha decidido poner a disposición de otras personas toda su experiencia comunicativa. Os aseguro que su trabajo no os va a defraudar en ningún caso. Aprender a conocerse desde la comunicación; aprender a saber lo que significa la empatía como oportunidad para ponerse en el lugar del otro; aprender a conocernos para saber qué necesitamos corregir y cuáles son nuestras potencialidades y fortalezas. De todo eso habla el trabajo que Yolanda nos ofrece.
Es igual que nos enfrentemos a la incertidumbre de tener que preparar una comida para una quincena de comensales o tener que comunicarnos con un caballo. De una u otra forma el reto es entrenarnos para ser capaces de hacer el ejercicio de mirar hacia nuestro interior o tratar de ver con una mirada distinta, abierta y solidaria a las personas que nos rodean. El desafío es saber que la comunicación se aprende si somos capaces de entrenar. Yolanda es una excepcional entrenadora capaz de sacar a la luz las mejores facetas de la sensibilidad de toda persona dispuesta a aprender.

Agustín García Matilla
Catedrático de Comunicación Audiovisual y Publicidad de la UVA

El poder haber trabajado con caballos de una forma tan poco habitual, me pareció fantástica por varios motivos:
Me encantan los animales en general, pero desconocía las cualidades tan especiales que poseen los caballos, la forma de comportarse, de relacionarse, de cómo se dirigen y dejan ser dirigidos, de lo claro que tienen sus objetivos y lo intuitivos que son.
El desarrollo la actividad fue de una forma divertida y amena (en la que el tiempo pareció detenerse) en el cual se realizo un trabajo individual, dentro de una actividad grupal que se asemeja a la vida real, y porque a nivel interior, reconocí aspectos y comportamientos de mi ámbito tanto laboral como personal, que hasta ese momento no había visto, si no hubiese sido por el gran trabajo realizado por Yolanda Feal.
Dirigió el grupo de participantes con una tal soltura, naturalidad, y profesionalidad que dejo patente, a raíz de los resultados conseguidos, que la actividad fue todo un éxito.
Muchas gracias.

Miguel Ángel Cabrera Corchete
Director de recursos humanos, osteópata, monitor de terapias aplicadas